El porno está ayudando a salvar las vidas de las abejas

Imagen de una abeja polinizando una flor

Vayamos directo al grano, nuestras abejas están muriendo en todo el mundo debido al uso de pesticidas y a la destrucción del hábitat. Los apicultores han reportado pérdidas de colmenas de alrededor del 30% cada año, lo que definitivamente debería hacernos sentir preocupados porque las abejas son mucho más importantes para nuestro ecosistema de lo que pensamos. Las abejas son necesarias para polinizar las plantas, el 70% de nuestro alimento proviene de las abejas que polinizan las plantas. Por suerte los videos de sexo están aquí para ayudar. Sí… vídeos de sexo. PornHub tenía una iniciativa llamada “Save the World, Save the Bees” en 2019 donde donarían por cada visionado de sus vídeos de abejas.

Las abejas son muy importantes para nuestro ecosistema

Las abejas melíferas son criaturas muy importantes y juegan un papel importante en el ecosistema. Se sabe que las abejas ayudan a la polinización eliminando las plagas, que polinizan las plantas que componen nuestro alimento. Sólo el año pasado, más de mil millones de abejas murieron a causa de enfermedades y pesticidas.

Ahora, hay una creciente preocupación por las abejas, ya que más gente está empezando a ver la importancia de ayudar. Un estudio reciente reveló que las abejas podrían ser una herramienta útil para ayudar en la lucha contra el calentamiento global. Producen miel, que proporciona una fuente de alimento y un medio para polinizar las plantas. Sin ellas, los cultivos no sobrevivirían y el planeta sufriría.

¿Qué le está pasando a nuestras abejas?

Gracias a sus elegantes habilidades y a sus estrechos lazos sociales, las abejas están ahora bajo un inmenso peligro. En varios países, el número de colonias de abejas melíferas ha desaparecido, un fenómeno que algunos han llamado “desorden de colapso de las colonias” o CCD. La causa o las razones de este fenómeno – en el que la mayoría de las abejas obreras de una colonia establecida mueren, dejando mucha miel pero ninguna reina para poner huevos – son todavía muy desconocidas.

¿Cuáles son los efectos del colapso de la colonia? Varios estudios han revelado que las abejas que viven en colonias que han sufrido un CCD pueden exhibir comportamientos inusuales, incluyendo comportamiento agresivo, aumento de la actividad de vuelo, reducción de la longevidad, disminución de la reproducción e incluso eclosión anormal de los huevos. Este alarmante escenario ha hecho que los científicos pidan medidas urgentes para prevenir y reducir los efectos negativos del colapso de las colonias.

La verdadera causa de la reciente disminución del número de abejas se debe a un aumento de las prácticas agrícolas que fueron diseñadas para destruir los insectos. Una práctica común es el uso de plaguicidas, que matan tanto a las abejas como a las plagas que se encuentran en la zona. Los productos químicos dañan el medio ambiente, lo que significa que también dañan la vida silvestre y las plantas nativas. Por eso es esencial que estas prácticas cesen inmediatamente.

Para ayudar a salvar la población de abejas, se alienta a los agricultores a cuidar mejor el hábitat natural del que dependen estas criaturas. El medio ambiente se beneficiará al tener un entorno saludable y bien cuidado que proporcione los nutrientes que necesitan. El polen y el néctar son los principales ingredientes que utilizan las abejas para producir miel. Sin esto, no habría forma de que sobrevivieran y produjeran miel.

¿Cómo ayuda el porno a salvar a las abejas?

“Por eso en Pornhub, nuestra misión es asegurarnos de que todo el mundo tenga un buen sexo, incluso la madre naturaleza.”
PornHub creó Beesexual, un género pornográfico hecho específicamente para salvar a las abejas. Esta categoría está formada exclusivamente por videos de abejas polinizando plantas con famosas estrellas porno masculinas y femeninas haciendo voces en off de las escenas. Por cada visionado de esos videos, PornHub donará a varias organizaciones benéficas de salvamento de abejas en todo el mundo.

Cómo hacer miel: paso a paso

La miel ha sido utilizada por los seres humanos durante mucho tiempo. No es sólo un líquido dulce que produce un olor dulce, sino que también tiene propiedades curativas que ayudan a curar varios problemas de salud. Hoy en día, hay muchas maneras diferentes de cómo las abejas hacen la miel, pero todavía hay muchos otros métodos disponibles.

En la mayoría de los casos, una sola abeja puede producir un promedio de alrededor de 65 libras de miel por año. Los apicultores recolectan la miel de la colmena recogiendo los panales individuales y quitando la capa de cera que producen las abejas para sellar la miel dentro de cada celda. Después de quitar la capa de cera, los panales se ponen en un extractor, que hace girar los panales en una fuerza centrífuga, extrayendo la miel del panal. Esta es normalmente la forma más común de cómo las abejas producen la miel.

Formas de producir miel

Otras formas de producir miel por parte de las abejas son lavar o enjuagar los panales con agua o usar una mezcla de agua y vinagre para limpiarlos. Algunos expertos también usan aditivos químicos para ayudar a eliminar cualquier impureza que pueda existir en la miel. Si la colmena no ha producido suficiente miel, puede que sea necesario que un apicultor la revise. Sin embargo, si la colonia produce suficiente miel, no debería necesitar ser limpiada por un apicultor.

Un método de extracción consiste en poner un líquido, como el vinagre, en un recipiente que contiene miel. Luego, la mezcla de vinagre se añade a un cubo que contiene miel. Esto facilitará al apicultor la extracción de la miel.

Extraer la miel no es tan simple como parece. Hay algunos pasos que un apicultor debe seguir para extraer la miel con éxito. Si va a probar este método por su cuenta, puede que necesite la ayuda de un amigo o al menos un mentor.

Extrayendo la miel

En primer lugar, cuando se está recogiendo la miel, hay que inspeccionar todas las celdas para ver dónde las abejas están haciendo miel. La miel se encuentra generalmente en la capa exterior. A continuación, aprieta con cuidado todas las celdas para sacar la mayor cantidad posible de cada panal de miel. Finalmente, tienes que drenar la miel usando un colador.

A continuación, tendrá que separar todos los panales recolectados en dos pilas: los que se están usando y los que no. Se debe verter toda la miel no cosechada en los montones no cosechados y guardar el resto de la miel en el recipiente de recolección. Luego, hay que verter la miel en un cubo, que está forrado con una bolsa de filtro o una tela de quesería.

Separar la miel en dos cubos separados. Uno de los contenedores se utilizará para almacenar la miel que recogió de los panales y el otro se utilizará para almacenar la miel que fue extraída. Después de filtrar la miel, está lista para ser usada como fuente de miel.

Ahora, necesitará conseguir un extractor de miel. Puede encontrar uno en una tienda local de hogar y jardín. Un pequeño cubo de un galón o un contenedor con tapa es suficiente para manejar el extractor de miel.

Prepare el extractor de miel para su uso. Ponga todos los frascos encima del extractor de miel para que la miel se recoja en un recipiente separado. Vierta la miel en el extractor y luego déjela a un lado durante 30 minutos para permitir que la miel se escurra.

Ahora, coloque un paño o una bolsa de filtro en la parte superior del extractor. Esto evitará que la miel salpique sobre el extractor. Una vez que haya pasado el tiempo, encienda el extractor y ponga un ventilador encima de la miel. Mientras tanto, retire el cubo de miel que contiene la miel que está siendo almacenada en el cubo. Después de vaciar el cubo, puede colocarlo encima del extractor de miel.

Después de escurrirlo, selle el cubo y colóquelo dentro del extractor. Coloque la tapa encima del extractor de miel.

Apicultura moderna

Equipo de Apicultura

La apicultura se ha extendido por todo el mundo. Su efecto, posiblemente, sea mayor que cualquier otra rama de la agricultura y de ella depende el éxito de algunas de las otras ramas de esta actividad.

En general, el Nuevo Mundo da una cosecha más rica en miel, pero el Viejo Mundo está más densamente poblado por abejas melíferas. En general, el Nuevo Mundo provee inventos más útiles para el manejo de las abejas y sus productos, mientras que el Viejo Mundo todavía contribuye relativamente con más descubrimientos fundamentales sobre las abejas.

Existe gran diferencia entre el equipo usado para la apicultura en el Viejo y el Nuevo Mundo, aunque aquí también, como en toda generalización, hay notables excepciones.

El equipo de apicultura usado en el Nuevo Mundo tiende a ser simple, uniforme y en lo posible mecanizado; mayormente se usan colmenas Langstroth o Dadant. En Europa las colmenas difieren de un país a otro y se encuentran en uso en un mismo país una gran variedad de colmenas “standard”.

Estas colmenas usan marcos y por consiguiente, hojas de cera, de diferentes formas y tamaños así como tapas y excluidoras de reinas. Muchas de estas colmenas son complicadas y están construidas de manera que más bien tienden a reducir y no aumentar la producción de miel. En Australia, la cantidad es mayor en California los apicultores más mecanizados pueden atender 1.000 y hasta 2.000 colmenas cada uno.

En el Nuevo Mundo las abejas constituyen un medio de Vida; el rendimiento en miel promedio en la mayoría de los países varía individualmente de 18 a 36 kilos por colmena y el rendimiento promedio en las mejores zonas para apicultura puede ser de 90, 135 o hasta 180 kilos.

En buenas zonas puede hacerse apicultura sin saber mucho de las abejas y los apicultores no están necesariamente muy interesados en ellas –ni tampoco en las organizaciones de apicultores. Europa (con exclusión de U.R.S.S.) tiene aproximadamente 13 millones de colmenas de abejas, un promedio de 7 por cada 2,6 Km., una densidad de colmenas siete veces mayor que la de cualquier otro continente.

El promedio de miel por colmena es aproximadamente de 9 kilos por año; aunque éste es más alto que en Africa (donde la mayoría de las colmenas son primitivas), sólo equivale a una tercera parte del rendimiento del Nuevo Mundo en su totalidad.

A pesar de la gran densidad de abejas, se consume más miel de lo que puede producirse y Europa occidental es la región del mundo que importa mayor cantidad de miel; los países del este de Europa, normalmente sólo importan mercaderías consideradas como esenciales y la miel no se incluye en esa categoría.

Los europeos en general están acostumbrados a la miel, porque es parte de su herencia histórica, cuando la apicultura formaba parte del ritmo de vida de cada comunidad rural y las ciudades eran lo suficientemente pequeñas que proveían a las colmenas silvestres de alimento y lugares para anidar. La presencia de tribus con una tradición en apicultura y para quienes la producción y venta de cera constituye un medio de vida habitual.

La producción de cera en Africa alcanza miles de toneladas y representa la mayor parte de la cera de abejas ofrecida en los mercados mundiales. La cantidad total de miel recolectada de las colmenas en Africa es de alrededor de 83.000 toneladas; mucha de la cual se convierte en cerveza de miel. Hacia el sur, la apicultura está en manos de colonizadores europeos, que usan colmenas modernas.

En el extremo sur de Africa, el clima es más mediterráneo; esta área es digna de atención por la existencia de la abeja del Cabo (Apis mellifera capensis), que se caracteriza por la capacidad de sus obreras de poner huevos fértiles de los que se pueden criar reinas y obreras, aunque éstas hayan sido fecundadas por zánganos (partenogénesis).

En América, las plantas nativas del Nuevo Mundo se desarrollaron en ausencia de la abeja melífera, pero unas cuantas de estas plantas forrajeras suministran el alimento más rico disponible en cualquier parte del mundo.

Algunas de las plantas productivas de forraje en la actualidad derivan de especies oriundas del Viejo Mundo, pero eso no sucedía así cuando las abejas fueron llevadas allí por vez primera, ni toda la cosecha actual proviene de plantas que fueron introducidas.

Pero seguramente es cierto, que los Continentes del Nuevo Mundo –América del Norte y del Sur y Australia– dan cosechas mucho más elevadas que el Viejo Mundo y ésta es una demostración impresionante de la adaptabilidad de la abeja melífera.

Norteamérica tiene casi cinco millones de colmenas con un rendimiento promedio de miel de 25 kilos en EE.UU. y 55 kilos en Canadá. En todos los EE.UU. hay prácticamente una colmena por milla cuadrada y menos de una por cada diez millas en Canadá. Por lo general la apicultura es una profesión para ocupación plena o parcial, con tenencias de hasta varios miles de colmenas.

En algunas zonas del este, donde el clima es más parecido al europeo, los rendimientos de miel son inferiores y la cantidad de colmenas por propietario es mucho más reducida y -como en Europa- la tendencia parece indicar un mayor interés en las abejas mismas.

En América Central y Sudamérica, hay cuatro millones de colonias con una densidad y promedio de dos colmenas por milla cuadrada. Pero todavía este continente está despoblado de abejas melíferas y grandes áreas de tierra productiva en néctar se encuentran desaprovechadas por los apicultores.

La parte tropical de Sudamérica es el habitat de muchas especies de abejas sin aguijón; algunas de estas especies son mantenidas por su miel, pero las abejas europeas prosperan allí y más aún la subespecie africana Apis mellifera adansonií, introducida en 1956.

El rendimiento promedio por colmena para América Central y del Sur es en su totalidad, de aproximadamente 27 kilos y la producción anual es de alrededor de 100.000 toneladas, producidas por cuatro millones de colmenas; una gran cantidad de esa miel se exporta.

En Nueva Zelandia y Australia existen alrededor de 200.000 colonias, con un redimiendo aproximado de 6.000 toneladas de miel, de los que se exportan tres cuartas partes o más a Europa. Hay alrededor de dos colmenas por milla cuadrada que da un promedio de 30 kilos de miel.

Los eucaliptos, que predomina como fuente de néctar en la apicultura australiana, no son nativos de Nueva Zelandia y la apicultura allí no es muy diferente a la que se realiza en algunas partes de América. Australia arroja algunos de los rendimientos de miel más altos del mundo; el promedio para todo el país es de 36 kilos.

En el oeste de Australia el promedio es superior a 90 kilos. La mayor cantidad de miel, que proviene de diferentes especies de eucaliptos, se obtiene por medio de la apicultura trashumante extensiva en lugares con diferentes especies, que florecen solamente una vez cada dos, tres o más años.

A medida que se limpia el bosque indígena, el rendimiento de miel disminuye, al igual que cuando se reemplazan los árboles del bosque por cultivos agrícolas nectaríferos; entonces se hace comparable con el de otras buenas zonas apícolas del mundo

Australia produce alrededor de 18.000 toneladas de miel por año, de las cuales se exportan a Europa 8.000-10.000; en todo el país hay solamente alrededor de una colonia por cada siete millas cuadradas.