El porno está ayudando a salvar las vidas de las abejas

Imagen de una abeja polinizando una flor

Vayamos directo al grano, nuestras abejas están muriendo en todo el mundo debido al uso de pesticidas y a la destrucción del hábitat. Los apicultores han reportado pérdidas de colmenas de alrededor del 30% cada año, lo que definitivamente debería hacernos sentir preocupados porque las abejas son mucho más importantes para nuestro ecosistema de lo que pensamos. Las abejas son necesarias para polinizar las plantas, el 70% de nuestro alimento proviene de las abejas que polinizan las plantas. Por suerte los videos de sexo están aquí para ayudar. Sí… vídeos de sexo. PornHub tenía una iniciativa llamada “Save the World, Save the Bees” en 2019 donde donarían por cada visionado de sus vídeos de abejas.

Las abejas son muy importantes para nuestro ecosistema

Las abejas melíferas son criaturas muy importantes y juegan un papel importante en el ecosistema. Se sabe que las abejas ayudan a la polinización eliminando las plagas, que polinizan las plantas que componen nuestro alimento. Sólo el año pasado, más de mil millones de abejas murieron a causa de enfermedades y pesticidas.

Ahora, hay una creciente preocupación por las abejas, ya que más gente está empezando a ver la importancia de ayudar. Un estudio reciente reveló que las abejas podrían ser una herramienta útil para ayudar en la lucha contra el calentamiento global. Producen miel, que proporciona una fuente de alimento y un medio para polinizar las plantas. Sin ellas, los cultivos no sobrevivirían y el planeta sufriría.

¿Qué le está pasando a nuestras abejas?

Gracias a sus elegantes habilidades y a sus estrechos lazos sociales, las abejas están ahora bajo un inmenso peligro. En varios países, el número de colonias de abejas melíferas ha desaparecido, un fenómeno que algunos han llamado “desorden de colapso de las colonias” o CCD. La causa o las razones de este fenómeno – en el que la mayoría de las abejas obreras de una colonia establecida mueren, dejando mucha miel pero ninguna reina para poner huevos – son todavía muy desconocidas.

¿Cuáles son los efectos del colapso de la colonia? Varios estudios han revelado que las abejas que viven en colonias que han sufrido un CCD pueden exhibir comportamientos inusuales, incluyendo comportamiento agresivo, aumento de la actividad de vuelo, reducción de la longevidad, disminución de la reproducción e incluso eclosión anormal de los huevos. Este alarmante escenario ha hecho que los científicos pidan medidas urgentes para prevenir y reducir los efectos negativos del colapso de las colonias.

La verdadera causa de la reciente disminución del número de abejas se debe a un aumento de las prácticas agrícolas que fueron diseñadas para destruir los insectos. Una práctica común es el uso de plaguicidas, que matan tanto a las abejas como a las plagas que se encuentran en la zona. Los productos químicos dañan el medio ambiente, lo que significa que también dañan la vida silvestre y las plantas nativas. Por eso es esencial que estas prácticas cesen inmediatamente.

Para ayudar a salvar la población de abejas, se alienta a los agricultores a cuidar mejor el hábitat natural del que dependen estas criaturas. El medio ambiente se beneficiará al tener un entorno saludable y bien cuidado que proporcione los nutrientes que necesitan. El polen y el néctar son los principales ingredientes que utilizan las abejas para producir miel. Sin esto, no habría forma de que sobrevivieran y produjeran miel.

¿Cómo ayuda el porno a salvar a las abejas?

“Por eso en Pornhub, nuestra misión es asegurarnos de que todo el mundo tenga un buen sexo, incluso la madre naturaleza.”
PornHub creó Beesexual, un género pornográfico hecho específicamente para salvar a las abejas. Esta categoría está formada exclusivamente por videos de abejas polinizando plantas con famosas estrellas porno masculinas y femeninas haciendo voces en off de las escenas. Por cada visionado de esos videos, PornHub donará a varias organizaciones benéficas de salvamento de abejas en todo el mundo.

Cómo hacer miel: paso a paso

La miel ha sido utilizada por los seres humanos durante mucho tiempo. No es sólo un líquido dulce que produce un olor dulce, sino que también tiene propiedades curativas que ayudan a curar varios problemas de salud. Hoy en día, hay muchas maneras diferentes de cómo las abejas hacen la miel, pero todavía hay muchos otros métodos disponibles.

En la mayoría de los casos, una sola abeja puede producir un promedio de alrededor de 65 libras de miel por año. Los apicultores recolectan la miel de la colmena recogiendo los panales individuales y quitando la capa de cera que producen las abejas para sellar la miel dentro de cada celda. Después de quitar la capa de cera, los panales se ponen en un extractor, que hace girar los panales en una fuerza centrífuga, extrayendo la miel del panal. Esta es normalmente la forma más común de cómo las abejas producen la miel.

Formas de producir miel

Otras formas de producir miel por parte de las abejas son lavar o enjuagar los panales con agua o usar una mezcla de agua y vinagre para limpiarlos. Algunos expertos también usan aditivos químicos para ayudar a eliminar cualquier impureza que pueda existir en la miel. Si la colmena no ha producido suficiente miel, puede que sea necesario que un apicultor la revise. Sin embargo, si la colonia produce suficiente miel, no debería necesitar ser limpiada por un apicultor.

Un método de extracción consiste en poner un líquido, como el vinagre, en un recipiente que contiene miel. Luego, la mezcla de vinagre se añade a un cubo que contiene miel. Esto facilitará al apicultor la extracción de la miel.

Extraer la miel no es tan simple como parece. Hay algunos pasos que un apicultor debe seguir para extraer la miel con éxito. Si va a probar este método por su cuenta, puede que necesite la ayuda de un amigo o al menos un mentor.

Extrayendo la miel

En primer lugar, cuando se está recogiendo la miel, hay que inspeccionar todas las celdas para ver dónde las abejas están haciendo miel. La miel se encuentra generalmente en la capa exterior. A continuación, aprieta con cuidado todas las celdas para sacar la mayor cantidad posible de cada panal de miel. Finalmente, tienes que drenar la miel usando un colador.

A continuación, tendrá que separar todos los panales recolectados en dos pilas: los que se están usando y los que no. Se debe verter toda la miel no cosechada en los montones no cosechados y guardar el resto de la miel en el recipiente de recolección. Luego, hay que verter la miel en un cubo, que está forrado con una bolsa de filtro o una tela de quesería.

Separar la miel en dos cubos separados. Uno de los contenedores se utilizará para almacenar la miel que recogió de los panales y el otro se utilizará para almacenar la miel que fue extraída. Después de filtrar la miel, está lista para ser usada como fuente de miel.

Ahora, necesitará conseguir un extractor de miel. Puede encontrar uno en una tienda local de hogar y jardín. Un pequeño cubo de un galón o un contenedor con tapa es suficiente para manejar el extractor de miel.

Prepare el extractor de miel para su uso. Ponga todos los frascos encima del extractor de miel para que la miel se recoja en un recipiente separado. Vierta la miel en el extractor y luego déjela a un lado durante 30 minutos para permitir que la miel se escurra.

Ahora, coloque un paño o una bolsa de filtro en la parte superior del extractor. Esto evitará que la miel salpique sobre el extractor. Una vez que haya pasado el tiempo, encienda el extractor y ponga un ventilador encima de la miel. Mientras tanto, retire el cubo de miel que contiene la miel que está siendo almacenada en el cubo. Después de vaciar el cubo, puede colocarlo encima del extractor de miel.

Después de escurrirlo, selle el cubo y colóquelo dentro del extractor. Coloque la tapa encima del extractor de miel.

Las primeras abejas

Las abejas, hacen su aparición en el mundo, en las postrimerías de la era terciaria hacen unos 150 millones de años, podemos decir entonces, que su presencia es anterior a la de hombre.


Desde tiempos remotos, merecieron la atención de éste, cuando descubrió que el fruto de su trabajo, la miel, era una sustancia dulce con la que pronto aprendió a mejorar sus alimentos. Todos los pueblos de la antigüedad las consideraron sagradas, viendo en ellas un símbolo de trabajo, pureza y ahorro.

Antigüedad y mitología

Figura en la mitología griega, siendo Aristeo el primer apicultor. Los romanos, los egipcios, los judíos, asirios e hindúes, las mencionan muy especialmente como componentes de recetas medicinales. Numerosas son las citas que de ellas hacen los libros sagrados; pinturas existentes en las paredes de tumbas y templos egipcios, dan una idea de que medios se valían entonces, para su extracción y distintos usos.

Usaron además a las abejas como emblema sagrado y estilizándos con motivo predominante en orfebrería. Aristófanes y Plinio se ocuparon de ella, en uno de los cuatro libros de Las Geórgicas, Virgilio detalla su organización y sus costumbres. Hasta el descubrimiento de la caña de azúcar, cuyo consumo se intensificó en detrimento de la miel, ésta había sido durante muchismo tiempo el único endulzante que había conocido la humanidad.

La explotación de las abejas se hacía entonces en forma rudimentaria y no había llegado nunca a tener una significación mayor. Fue recién en las postrimerías del siglo pasado, en que estudiosos como Huber, Dzierzon, Sylviac etc. realizaron importantes observaciones, que se complementaron con la colmena movilista de Langstroth, la que dio a la apicultura el verdadero impulso que la transformó en floreciente industria.

La industria apícola a partir del siglo XIX

A partir de entonces numerosos inventos, modificaciones de métodos de trabajo, mejoramiento en el material apícola, permitieron un gran perfeccionamiento en la técnica, junto al estudio realizado por numerosos investigadores. Todo esto trajo como consecuencia lógica, un gran progreso en la industria apícola.

En Europa, en Estados Unidos, Canadá y también en nuestro país se establecen gran cantidad de colmenares.

En la República Argentina no se puede determinar con exactitud, la fecha en que empezó la explotación; en épocas de la colonia se habla de “Meleros”, pero, con cierta aproximación se puede decir, que fue, según un informe de la Sociedad Rural Argentina, recién a partir del año 1851.

En esa época, se explotaban en Córdoba y Mendoza, según trabajo del Prof. J. T. Brunerpublicado en la Ciudad de Córdoba en el año 1901, dice que en su provincia, se explotaban 50 años antes llevadas desde Mendoza. Los hermanos Lavoyat, dicen a su vez, que en colonias agrícolas de la provincia de Santa Fe,existían colmenares de hasta 200 unidades.

Los hermanos Lavoyat se trasladaron con posterioridad a la ciudad de Paraná, llevando sus colmenas, instalaron allí un importante apiario.

En el año 1865 publicaron un tratado de apicultura, dando indicaciones para la cría y explotación de las abejas, siendo ésta, la primer noticia sobre la publicación de un trabajo de esta índole en nuestro país. Hasta principios del siglo actual, las explotaciones apícolas fueron aisladas y sin mayor importancia. Hay que tener en cuenta el curioso concepto equivocado que en la época se tenía de las abejas, pues se consideraban peligrosas para el ser humano y las causantes de graves perjuicios en la fruticultura.

Es por esta razón, que los Códigos Rurales de varias provincias, tienen en su articulado disposiciones que son un verdadero obstáculo para el desarrollo de la apicultura; es así como el Código Rural de la Pcia. de Buenos Aires establece que “Nadie podrá tener colmenas sino a una legua del égido de los pueblos”, articulado que fue transcripto en la mayoría de los Códigos de las demás provincias.

Esto ha sido una restricción en el desarrollo de la industria apícola durante largo tiempo. Al comenzar el siglo actual, al aumentar la población con el gran caudal inmigratorio, muchos de los nuevos pobladores, traían de su país de origen técnicas y conocimientos apícolas; se instalaron colmenares en las provincias de Buenos Aires, Córdoba y Mendoza.

Varió entonces la técnica primitiva, que se emplea aún en la actualidad, que puede compararse, sin qu exista diferencia alguna y con la de los países más adelantados en la materia. Los materiales se importaban, pero las necesidades de los apicultores cada vez mayores, hizo que comenzara en el país la industria de materiales apícolas, accesorios e implementos de toda naturaleza, en fin, todo lo necesario para la explotación nacional.

Apicultura en el siglo XX

Al mismo tiempo, el Estado, interesado por el desarrollo cada vez mayor que adquiría la apicultura, crea servicios encargados del fomento de la actividad apícola y para orientarla y defender los intereses de los apicultores. Aparecen también las primeras revistas de apicultura, entre ellas “Gaceta del Colmenar” y secciones periódicas en revistas agropecuarias y de granja.

También se crearon Sociedades de Apicultores, entre otras la Sociedad Argentina de Apicultores S.A.D.A., la Asociación de Aves, Conejos y Abejas, en la ciudad de Buenos Aires y en la provincia la Asociación Apícola Argentina, también en Santiago del Estero; estas son las más antiguas, hoy son numerosas.

La enseñanza de la apicultura es materia de estudio en las Facultades de Agronomía y Colegios Agrarios del país. El desarrollo de la apicultura en la República Argentina ha ido en constante aumento, estimándose que hoy día existen 800.000 colonias distribuidas en su mayor parte en las provincias de Buenos Aires, Santa Fe, Córdoba, Santiago del Estero, Tucumán y Entre Ríos. La producción de miel llegó en el año 1965 a 35.000.000 de kilos.

El consumo interno no es de mayor significación, 200 gramos por habitante, pero podría aumentarse considerablemente con una adecuada promoción.

La mayor parte de la producción es exportada, siendo el principal comprador Alemania entre otros países europeos; también Estados Unidos y Japón son compradores de nuestra miel, que reúne cualidades extraordinarias para mejorar otras de calidad inferior.

La cera de opérculos es también un renglón importante. Se explotan además otros productos de la abeja, pero no son de mayor importancia. Existen en el país grandes criaderos de reinas de varias razas y se ha generalizado la formación y venta de núcleo como así también la venta de paquetes de abejas.